Katie Pineda

Katie Pineda

Senor:
El alma que te llevaste al cielo era el tesoro mas grande de nuestro corazon. Se ha cumplido tu santa voluntad. Parece un sueno pensar que ya no existes. De nuestras mentes no se apartan tus recuerdos carinosos. Parece que andas en un viaje muy largo:que has tardado en venir, que tienes que volver y que a tu regreso de nuevo grabaremos en tu frente un beso. Hoy que tu recuerdo viene a abrir nuevamente la herida que nos causo tu muerte, recoje nuestras lagrimas y suspiros. Algun dia estaremos juntos nuevamente. La fe en Cristo ha puesto en el fondo de nuestro corazon la flor del recuerdo. Triste dejaste tu hogar pero no abandonado. Desde tu mansion divina tu alma vela por los que en el quedamos.